Ávila ajardinada en blanco y negro. Crónica 2. Oppidum in agris

Ávila ajardinada 2 Los primeros retratos de la ciudad de Ávila fueron tomados por el inglés Charles Clifford en 1853, repitiéndolos años después en 1860 en una panorámica desde los Cuatro Postes, aquí aparece la ciudad medieval en todo su esplendor, aunque el verdor se oculta ante la dureza de un caserío ennegrecido por la piedra milenaria.

Finalmente, de la década de 1950 datan las primeras fotografías aéreas en las que se descubre una ciudad inmersa en un importante proceso de crecimiento y transformación. En esta lenta, pero continua evolución, Ávila conocerá el nacimiento de nuevos e interesantes espacios verdes, los cuales ocupan un destacado lugar en otro capítulo de este libro al que nos remitimos.

El ajardinamiento de Ávila, o lo que es lo mismo la domesticación y humanización de la naturaleza, trata sobre incorporación de la misma al disfrute cotidiano del hombre que vive en el caserío urbano sin esperar a cambio frutos o rentabilidades, y sí frescura, belleza, distracción, salud, higiene, aseo, recreo, entretenimiento y descanso como síntoma de cultura, civilización y progreso. Con ello se procura incorporar el campo a la ciudad o, por el contrario, ruralizar la urbe, apreciación que ya hizo Jorge Santayana al definir Ávila como un oppidum in agris o ciudad en medio del campo a propósito de la invasión campesina los viernes día de mercado.

Jesús Mª Sanchidrián Gallego

(Foto: Vista general. Charles Clifford, 1860)

Visto 1383 veces
feder logo
europa imp_logo
europa imp_logo
europa imp_logo
jcyl logo