920350000 Plaza del Mercado Chico,1

La Muralla en la mirada. Crónica 25. Secuencias de la Muralla en restauración

25 La fotografía, como fuente histórica  y del conocimiento que tenemos de la muralla, ha sido de gran utilidad para los distintos arquitectos que han intervenido en su conservación  y restauración. Tanto que estos cualificados artífices se sirvieron también de los retratos que ellos mismos hicieron para documentar las distintas transformaciones producidas en  la muralla. Estas imágenes constituyen entonces un fondo singular que bien merece el reconocimiento a sus autores.

Ya hemos hablado en apartados anteriores de la afición fotográfica del arquitecto Repullés, del contratista y aparejador  Antonino Prieto y del también arquitecto Isidro Benito, quienes se ocuparon especialmente de la defensa del patrimonio histórico abulense y de su documentación gráfica con fotografías del mismo Isidro Benito, Laurent, Alguacil y Háuser y Ménet. El mismo interés demostraron los arquitectos americanos  Arthur Byne y su esposa Mildred Sapley, quienes hicieron expediciones fotográficas por Ávila y España durante 1915-1918, a quienes siguió en 1957 el también arquitecto  Kidder Smith.

Igualmente, el arquitecto y académico  Adolfo Fernández Casanova utilizó la técnica fotográfica en su trabajo La Catedral de Ávila (1914) que ilustró con fotografías de Adolfo Dalda en 1914. Finalmente, el testimonio gráfico más elocuente de las  distintas intervenciones producidas hasta los años sesenta se debe al arquitecto Emilio Moya Lledós, quien realizó varios proyectos en el lienzo de poniente (1929), en el solar del Alcázar (1933) y en jardín-recinto arqueológico de San Vicente (1935); así como al arquitecto Anselmo Arenillas Álvarez, quien en el periodo de 1955-1968 proyectó restauraciones de la Puerta de San Vicente (1955, 1962 y 1966), Puerta de la Santa (1957), lienzo del Paseo del Rastro (1961 y 1962) y  Puerta del Carmen (1962), entre otras obras. 

Buceando en los proyectos reseñados encontramos viejas imágenes de cubos desmoronados en el poniente y en el Paseo del Rastro, puertas desmochadas  como las del Río, de la Santa o del Mariscal, muros agrietados en el Paseo del Rastro, torreones arruinados como el del polvorín, cubos con humedades, etc. Tantas necesidades  de restauración denotan  que la muralla esta viva, aunque con achaques que requieren continuas intervenciones y especiales atenciones. Las sucesivas reparaciones que se efectúan en la muralla aparecen retratadas en las distintas imágenes que ahora reproducimos, y a través suyo podemos observar el paso el tiempo que de otra manera parecería inmutable.  

Jesús Mª Sanchidrián Gallego

(Foto: Restauración dela Puerta de Montenegro o de la Santa. Anselmo Arenillas, 1957)

Visto 706 veces
feder logo
europa imp_logo
europa imp_logo
europa imp_logo
jcyl logo