920350000 Plaza del Mercado Chico,1

La Muralla en la mirada. Crónica 27. La Muralla telón de fondo

27 Ávila tiene en su muralla el libro de su historia centenaria. La misma que se visualiza en un reencuentro vivo a través de las fotografías del libro  La muralla de Ávila telón de fondo (2006), obra en la que recogemos la actualidad de la muralla.  La muralla se muestras entonces como telón de fondo o forillo de la representación de la ciudad en una escenografía fotográfica que expone en un catálogo visual de casi doscientas fotografías su carácter legendario, festivo, lúdico, circense, religioso, social, folclórico, pictórico,  deportivo, musical, poético, agrícola y ganadero.

 

A través de la imagen observamos que la muralla en toda su extensión es recorrida por penitentes en procesión,  por jinetes a caballo,  por deportistas a la carrera o en bicicleta,  por saltimbanquis y músicos haciendo pasacalles, por poetas de ronda,  por turistas,  o por teatreros  y comediantes que siguen la ruta del adarve como antiguos centinelas.   

El recorrido visual por la muralla no pretende detenerse en su evolución arquitectónica, sino recrear su imagen  como parte escénica de la historia de la ciudad. La singularidad de  antigua actividad mercantil de Ávila se mantiene en los mercados semanales de verduras y telas que se retratan. Los fríos y nevados inviernos ofrecen bellas estampas. El “Ávila de los Caballeros” encuentra en las exhibiciones hípicas una hermosa armonía con los  la vieja muralla. La rica historia de la ciudad se transmite de boca en boca y se teatraliza  cada año en rondas y leyendas, lo que se muestra en quietas imágenes, a la vez que las tres culturas de Ávila, mora, judía y cristina, encuentran en la celebración del mercado medieval la quietud retratada.

En la contemplación de las fotografías descubrimos la música popular de dulzaina y tamboril, el sonido de las cornetas tambores,  las notas de la banda municipal, los conciertos de voces corales y orquestas clásicas, y otras músicas que  alegran bailes, pasacalles, procesiones, marchas, noches estivales, certámenes y numerosas manifestaciones lúdicas y festivas. Y en estas expresiones artísticas la muralla es un privilegiado palco escénico que todo lo magnifica para un mejor disfrute de la representación.

A través de la cámara se capta una multiplicidad de situaciones llenas de emotividad y sentimientos. Así,  la piadosidad cristiana  tiene su máximo exponente plástico en la semana santa y las celebraciones religiosas en honor de santos y patrones; los fuegos de artificio rompen la negritud de la noche que  contrasta con el fotogénico almenado luminoso; el divertimento del circo trajo animales exóticos que dejaron imágenes casi imposibles; las competiciones deportivas  ganan en belleza y plasticidad cuando corredores y ciclistas toman la muralla; el  Mercado Grande es punto de entrada al recinto amurallado y siempre es lugar de encuentro de los abulenses; finalmente, el arte pictórico se apodera de la ciudad que posa como modelo, también para el fotógrafo. Con todo, se enriquece la visión de la muralla y se transmiten sus valores universales a través de la mirada, a lo que contribuye sin duda el ameno catálogo publicado por el Ayuntamiento de Ávila.

Las  instantáneas recopiladas en este libro presentan una función de la muralla distinta a la que guió su construcción.  Efectivamente, la muralla nació con fines  militares y bélicos para defender la ciudad. También sirvió para preservar a sus habitantes de epidemias y contagios externos, e incluso ejerció de barrera aduanera y de sistema de recaudación fiscal. Ahora, su valor monumental y  artístico mundialmente reconocido parece cobrar vida propia gracias a la presencia humana,  y es que  precisamente  la actividad del hombre y sus múltiples manifestaciones revalorizan más aún su identidad.

Jesús Mª Sanchidrián Gallego

(Foto: Ávila telón de fondo. JM Sanchidrián, 2004)

Visto 684 veces
feder logo
europa imp_logo
europa imp_logo
europa imp_logo
jcyl logo