920350000 Plaza del Mercado Chico,1

La Muralla en la mirada. Crónica 22. El atractivo turístico de la Muralla

22 Con la institucionalización de los Patronatos de Turismo en España en 1930 se empezó a promocionar la ciudad y su muralla a través de publicaciones y folletos, donde la literatura dejaba paso al lenguaje visual. A esta idea contribuyeron enormemente las fotografías de Ávila que hicieron Antonio Prast, el Marqués de Santa María del Villar, Otto Wunderlich, José Mayoral Encinar, Pelayo Mas, Loty, Josep María Lladó, Mariano Moreno, Rodríguez, Marín, A. Verdugo, Joaquín del Palacio “Kindel”, José Mª Velayos y Santos Delgado, así como los libros de fotografías de Ignacio Herrero de Collantes (Marqués de Aledo) y de Emmanuel Sougez, y las guías de Ávila  de Santiago Alcolea (1952) con fotografías del archivo Mas, de Camilo José Cela con fotos de Eugen Haas (1957), y de  Luís Belmonte con fotografías de Antonio de la Cruz Vaquero (1965), entre otras.

Loty, Lladó y Kindel, son tres de los fotógrafos de renombre que desarrollaron una importante actividad de promoción turística de Ávila y España, lo que hicieron trabajando para el Patronato Nacional de Turismo o la Dirección General de Turismo durante el periodo 1930-1960. Todos ellos dejaron importantes fondos fotográficos que testimonian al historia monumental de Ávila, la cual se divulgó en guías y folletos, incluso en postales, donde la imagen de la muralla cobra especial protagonismo.

Loty, acróstico de Charles López Alberty, (1897-1936), fue un fotógrafo francés  que viajó por España en 1918 estableciéndose después en Madrid, donde montó una empresa de papel fotográfico industrial y formó un interesante archivo fotográfico que comercializó en postales, contando para ello con el trabajo del  portugués Antonio Passaporte, autor de la mayoría de las fotografías.  La  casa Loty es conocida en Ávila a través las vistas de la ciudad realizadas hacia 1929, las cuales fueron distribuidas como tarjetas postales impresas en papel fotográfico con una excelente  calidad y presentación. Dichas postales fueron editadas con el anagrama de “Colecciones Loty”, si bien alguna de ellas llevaban el sello de la madrileña casa Palomeque.  En las fotografías de Loty debemos destacar su originalidad y las nuevas perspectivas y composiciones que se ofrecen de los monumentos y calles de la ciudad, lo que la hacen todavía más atractiva, como se aprecia en las imágenes del puente Adaja, la ermita de San Segundo, y las propias murallas.

También trabajó Loty para el Patronato Nacional de Turismo, y fruto de esta actividad fueron los folletos turísticos de Ávila editados a partir de 1930 donde se incluyen reproducciones fotográficas en huecograbado. 

La promoción turística de Ávila, con su imagen imperecedera de ciudad mística, artesana y militar, encontró en la fotografía de Josep María Lladó (1903-1956) uno de sus mejores exponentes. Lladó fue un fotógrafo que destacó como activista amateur y militante en corrientes estéticas y vanguardistas, con mezcla de rasgos pictorialistas experimentales, y su fotografía fue utilizada por el Patronato Nacional de Turismo para mostrar y enseñar Ávila en  folletos turísticos durante la década de 1930. De estas imágenes destacamos una vista general de la ciudad y las murallas que muestra su aspecto cautivador desde la lejanía. Lladó también  formó un interesante archivo fotográfico de carácter artístico que es de gran utilidad para documentar la muralla y el patrimonio histórico y cultural de Ávila.

Ávila y la muralla fueron retratados también por la cámara de Kindel, quien hacia 1930 nos dejó la vieja imagen de la Posada del Rastro y otros lugares de hospedaje  de viajeros y caminantes, entre  otras vistas de la ciudad. Kindel fue el nombre artístico de Joaquín del Palacio Juncosa (1905-1989), un fotógrafo madrileño cuya producción es puente entre el espíritu de las primeras vanguardias y la generación posterior. Después de la guerra civil trabajó  para el organismo de “Regiones Devastadas”  haciendo reportaje social, y para la Dirección General de Turismo, Coros y Danzas de la Sección Femenina, y la revista del Colegio de Arquitectos.

La guerra civil supuso la paralización de la intensa y progresiva actividad fotográfica del primer tercio de siglo, cerrando numerosos talleres y estudios, no reanudándose la producción de postales,  por ejemplo, hasta la década de los cincuenta. Y así ocurrió con la empresa Loty que cerró en 1936, siendo vendidos sus fondos a la Casa Arribas de Zaragoza. Lógicamente, en tiempos de guerra no circulaban muchas postales y las materias primas como el papel y los carretes eran bastante escasos, por ello llaman la atención las fotografías que hicieron los miembros de la Legión Cóndor asentados en Ávila. Entre estas imágenes encontramos escenas de desfiles en el Mercado Grande, vistas aéreas alrededor de la ciudad amurallada o escenas de soldados motorizados con la muralla al fondo, en las que se respira la frialdad y soledad de los tiempos de guerra.  En esta época de guerra civil también fotografió la ciudad amurallada el alemán  Kart Meter Karfeld  para el libro Spanien. Ein Farbbildwerk  (1939) que prologó Francisco de Cossio.

 Jesús Mª Sanchidrián Gallego

(Foto: Antiguo mercado de ganados. Antonio Passaporte, hacia 1929. Colección Loty, IPCE)

Visto 778 veces
feder logo
europa imp_logo
europa imp_logo
europa imp_logo
jcyl logo